Fuego Latino: nuestra huella en Singapur

Por: Norella Prada

Soy Norella, y quiero contar un poco acerca del desarrollo del movimiento musical latino en Singapur.

En el año 1996, Willman Florez, seis integrantes y yo salimos de Colombia en un grupo musical llamado Kalamary Band con destino a Kuala Lumpur (Malasia) para trabajar en el primer bar latino de Asia. Willman fue el director y pionero en la organización de estos viajes de músicos con destino al Lejano Oriente.

Los colombianos caribeños representamos una excelente opción pues tenemos mucha musicalidad y facilidad para interpretar todos los ritmos, en especial los latinoamericanos. Nuestro grupo además tenía una característica especial: trajimos  instrumentación folclórica además de la instrumentación habitual para la música popular, así que yo tuve la fortuna de ser la primera mujer en tocar oficialmente la gaita tanto en Colombia como en Asia.

En el país donde estuviésemos, festejábamos las fiestas patrióticas del 20 de julio así como la de otros países latinos, y con la ayuda de algunos amigos latinoamericanos que ya estaban en Asia, hicimos bailes autóctonos y eventos latinos lo cual se convirtió en una tradición.

Explorando el mercado asiático, con orgullo representamos nuestra cultura en países como India, Myanmar, Malasia, Vietnam y Tailandia entre otros. En China también nació un movimiento latino muy fuerte; algunas personas habían llegado a Beijing por razones ajenas a la música o la danza, pero igual terminaron vinculadas al desarrollo de la cultura latinoamericana. Uno de ellos fue Lucho Roa quien empezó la enseñanza de danzas y de salsa y de convirtió en un pilar fundamental de nuestra cultura en ese país.

En Octubre del 2008 llegamos a Singapur con un nuevo formato, después de haber recorrido Asia con nuestro show. Éramos la banda Fuego Latino con cuatro integrantes: Juan, guitarrista antioqueño; Dana, cantante australiana quien también hacía bongos y percusión; Willman quien interpretaba el bajo, la guitarra, el piano y era el director general y yo, cantante, gaitera, congas, percusión menor, bailarina y coreógrafa.

Fuimos un grupo brillante, comprometido y eficiente a la hora de organizar el concepto latino. De hecho fuimos tan exitosos que nos permitieron estar vigentes en un mismo sitio (Union Square) por 6 años. Y no sólo divertíamos, también nos convertimos en maestros de baile, de música y del idioma español.

En Union Square consolidamos un grupo de amigos de diferentes nacionalidades que estuvieron dispuestos a apoyarnos en  todas nuestras ideas. Tuvimos un gran show musical con Faiser Florez, un percusionista colombiano invitado, quien nos acompañó durante dos años en diferentes espectáculos folclóricos, hasta que conformó su propio grupo y empezó a trabajar para  “la competencia” manteniendo también la tradición de celebrar la cultura colombiana.

En el año 2010 en la fiesta de la independencia, implementamos el baile de la muñeca (baile de salsa con una muñeca de tamaño humano) el cual fue un éxito entre los espectadores; también tuvimos la participación especial de Efía Luis, una bailarina y banquera de Curazao, quien nos deleitó con la danza del vientre al ritmo de las canciones de Shakira.

La celebración del 20 de julio del 2011 fue muy especial, Jessica Florez (hija de Faiser Florez) nos sorprendió con una hermosa cumbia y tuvimos la participación destacada de Freddy Sonderenggen, músico clásico suizo, miembro de la Orquesta Filarmónica de Singapur y gran admirador de la música colombiana. Sonderenggen ejecutó de forma magistral el bombardino (instrumento musical de viento) al compás de ritmos como “Colombia tierra querida” y  “los sabores del porro”. Fue causa de gran alegría ver músicos de otras nacionalidades y estilos vestidos a la usanza tradicional colombiana e interpretando nuestros ritmos.

Ese año se impuso la tradición de “sancocho para todos”, un trabajo extra  y agotador pero muy esperado, donde nosotros mismos cocinábamos un sancocho para todo el público (una versión más sencilla que todos pudieran comer), el cual acompañábamos con aguardiente Antioqueño, que pedíamos al país más cercano que lo comercializara, o a nuestros familiares en Colombia.

En la ya esperada fiesta de independencia del año 2012 introdujimos un Mapalé el cual resultó magnífico, también volvimos a tener a Efía con su danza de Shakira y a Ylen Florez con su baile de cumbia. Todo complementado con una descarga musical pensada especialmente para la ocasión con músicos extraordinarios que quisieron unirse al proyecto. Ese año nuestros amigos y compañeros Juan y Dana se fueron a Australia donde aún continúan divulgando la cultura colombiana.

En el año 2013 la expectativa estaba al máximo ya que las fiestas eran esperadas por todos. Ese año tuvimos la visita de la señora Mónica Villegas Tomlin, Cónsul Colombiana en Singapur quien abrió el evento; así mismo contamos con la participación de la colombiana Natalia Angel, quien reunió la cifra récord de 300 invitados y junto a su chef, nos deleitaron con empanadas, pandebonos, arequipe y otras otras delicias gastronómicas. Como baile especial montamos “las Marimondas” donde tuvimos la colaboración de Gupson Pierre, profesor  y pionero del desarrollo de la salsa en Asia, quien bailó y colaboró con la ejecución de la coreografía. El montaje resultó ser tan exitoso, que muchas personas después de verlo decidieron que irían a Colombia para participar en el carnaval de Barranquilla. Como toque final contamos con una decoración extraordinaria con los colores patrios y todo el personal vistió los trajes típicos colombianos. El evento nos ayudó a promocionar e involucrar aún más a la comunidad colombiana.

Para  esa época ya nuestro formato se había modificado y no contábamos con miembros permanentes, solo Willman y yo, así que el reto era mayor; aún así hubo excelentes shows de salsa colombiana y música folclórica, con artistas invitados como Leo Muñoz gran percusionista mexicano.

Y ya cuando nos estábamos amañando llegó la hora de irse a casa, pero nos fuimos con la satisfacción de haber cumplido ampliamente en el exterior con el fortalecimiento de nuestra imagen y la promoción de nuestra cultura y tradiciones. Contamos a lo largo de los años con un grupo cohesionado que nos apoyaba en todas nuestras ideas y que terminó llamándose la “salsa family”, a ellos les debemos mucho de nuestro éxito. Prueba de la huella que se dejó, es que muchos amigos de diferentes nacionalidades han venido a Colombia y varios locales en Singapur recuerdan las fiestas de independencia que solíamos hacer; la amistad y la hospitalidad se han mantenido en el tiempo. Definitivamente fue una manera divertida, pero también comprometida de hacer patria.

Read this article in English

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s